Identidad

La Comunidad Marista ABYA YALA está conformada por tres hermanos que comparten su vida y misión con las Hermanas Carmelitas del Sagrado Corazón. Ambas comunidades animan el Proyecto Educativo Fiscomisional Intercultural Bilingüe Abya Yala, ubicado en la Provincia de Sucumbíos a 6 km ½ de la cabecera municipal del Cantón Lago Agrio, llamada Nueva Loja.

El proyecto educativo atiende prioritariamente a las nacionalidades indígenas de la Provincia de Sucumbíos: Cofanes, Kichwas Amazónicos, Secoyas, Shuar y Sionas. Por ello, el nombre ABYA YALA, término que proviene de la cultura Kuna de Centroamérica que significa “tierra fértil” o “tierra que produce vida”. Así le llamaban al continente americano antes de la llegada de los europeos. En este año escolar, también se ha recibido estudiantes de la cultura Awa´ y algunos estudiantes campesinos del entorno, enriqueciendo la vivencia de la interculturalidad.

El proyecto educativo pertenece al Vicariato Apostólico de San Miguel de Sucumbíos. Actualmente, ofrece tres servicios a saber: la Unidad Educativa, el Hogar Juvenil y un convenio de promoción para la educación superior.

El proyecto inició el 9 de septiembre de 2004 con la firma del convenio para la construcción de las instalaciones, entre el Vicariato Apostólico San Miguel de Sucumbíos y la Compañía OCP, S.A. (Oleoducto de Crudos Pesados). Posteriormente la implementación del centro se logró realizar con el apoyo del Ayuntamiento de la ciudad de Madrid (España). Finalmente, el 18 de septiembre de 2005 empezó a funcionar el 8º curso con 60 estudiantes indígenas. En este año escolar se graduará la octava promoción de bachilleres.

El objetivo de la Unidad Educativa es proporcionar educación integral, a partir del proyecto educativo evangelizador y el Modelo del Sistema de Educación Intercultural Bilingüe (MOSEIB) a aquellos con menos posibilidades de acceder a la educación básica superior y al bachillerato.

El Proyecto educativo también cuenta con el Hogar Juvenil que acoge durante 3 semanas a la mayoría de estudiantes; la última semana de cada mes, los estudiantes regresan a sus comunidades para no perder contacto con sus familias y sus raíces culturales.